Dosis periódicas de combinados de viajes, festivales de cine y buena comida

Etiqueta: Japón (Página 1 de 2)

Japón Día 17: Tokio (Subasta de atún) y vuelta a España

Aprovechamos nuestras últimas horas en Tokio para ver la subasta de atún del mercado de Tsukiji antes de volver a España

Hoy nos toca madrugar para visitar la subasta de atún del mercado de Tsukiji. El único acceso permitido a los turistas se realiza a las 5:25 y a las 5:50, en dos grupos de de 60 personas cada uno. Al día solo pueden acceder esas 120 personas y el orden de acceso es por orden de llegada hasta que se llena el cupo, así que hay que estar allí con un par de horas de antelación para hacer cola.

Nosotros salimos del hotel sobre las 2:40 y en la misma puerta tenemos la parada de taxis (a esas horas el tren ya está cerrado). Nos costó dios y ayuda explicar al taxista dónde queríamos ir, pensábamos que el mercado era un lugar famoso pero al menos este taxista no lo conocía. Incluso le enseñamos el Google Maps (en el que las direcciones también aparecen en japonés), y el taxista estuvo como 5 minutos mirando el mapa de aquí para allá sin entender donde queríamos ir. Al final dijo algo así como “ah, vale, creo que ya sé donde es” (o eso nos pareció por los gestos 😆 ), arrancó hacía allí sin demasiadas esperanzas y a las 2:55 estábamos en el mercado! acertó :). El trayecto nos costó 2.010¥, aproximadamente 16€.

El punto donde se hace la cola para la subasta lo tenéis marcado en el mapa al final del post, es en la zona que queda mas cerca del río justo antes de comenzar el puente Kachidoki. En la misma calle cerca de la entrada hay un señor que nada mas que ve a alguien con pinta de turista le dice “Tuna Auction?”, y te indica por donde se entra. Habría ya unas 50 personas en la cola, y nosotros fuimos de los últimos del grupo 1. Te dan un chaleco del que no te puedes separar porque es como si fuera tu entrada, y hasta que llega la hora de la subasta tienes que esperar en una sala sentado en el suelo, y como mucho te dejan salir a la puerta a tomar el aire o fumar. Es bastante incómodo para tener que aguantar allí 2 horas y media… Ese día el cupo de las 120 personas se terminó sobre las 4:10.

Cuando llega la hora te llevan al “mirador para turistas” de la zona de la subasta y te dejan estar allí unos 5 minutos. Si en esos 5 minutos no consigues ver una subasta (no están continuamente), o la que hay te pilla lejos, pues mala suerte… que después de esperar 3 horas de cola en plena madrugada es un fastidio.

Salimos de la zona de subastas y nos acercamos al mercado exterior con intención de desayunar en uno de los famosos restaurantes de sushi del mercado. Pensábamos que a esa hora habría menos cola, pero había mas gente incluso que el día anterior y no nos apetecía tener que esperar varias horas más de cola (ya hemos tenido suficiente cola por hoy…). Por cierto, toda la gente de la cola eran turistas así que de lugar auténtico le queda ya muy poco…

Desde el mercado, ahora ya en tren, volvemos al hotel a coger las maletas, nos despedimos de Tokio y vamos rumbo al aeropuerto de vuelta a España. El día anterior habíamos reservado por internet los billetes para el Skyliner que en 40 minutos te lleva de Ueno al aeropuerto de Narita por 2200¥ cada uno, y al reservarlo online tiene descuento. La reserva la hicimos en la web oficial de la compañía Keisei, y se trata de una “prereserva”, puesto que no compras un billete de un tren y hora concretos, sino que con el correo de confirmación tienes que ir a la taquilla y allí te lo canjean por el billete correspondiente. Así que aunque tengas hecha la reserva, podría caber la posibilidad de que llegues a la estación y no haya sitio en ese tren y te toque esperar al siguiente. Otro dato a tener en cuenta es que el Skyliner no sale de la estación de JR de Ueno, puesto que es otra compañía, así que si llegáis en JR a Ueno hay que salir a la calle con las maletas, recorrer un cachito andando, y entrar en la estación de Keisei.

El vuelo de vuelta estuvo muy bien, esta vez lo hicimos con Iberia y fue directo Tokio-Madrid sin hacer escalas. Por una parte es una gozada ahorrarte la escala, pero la verdad es que se hace bastante largo. Eso si, después de madrugón que nos hemos dado, dormimos como unos bebés 🙂

 

Japón Día 16: Tokio (Mercado de Tsukiji, Ginza, Palacio Real, Akihabara)

Visitamos el mercado de Tsukiji en su horario de apertura al público para continuar por el barrio de Ginza y la estación central hasta llegar al Palacio Imperial. Terminamos la tarde en Akihabara

La primera parada de hoy es el mercado de Tsukiji. La parte interior del mercado (donde los mayoristas compran y venden el pescado) la abren al público a las 10 de la mañana así que fuimos allí sobre las 9:30 para visitar primero la parte exterior donde se encuentran las tiendas y entrar al mercado a las 10. Estábamos por la zona cuando a las 9:55 vimos un hombre ataviado con un chaleco fosforito que está “recogiendo” turistas para introducirles a la zona interior, así que nos unimos a él. Te llevan prácticamente de la mano, no te dejan desviarte ni un milímetro del camino, y te dejan en la zona de venta de pescado. A las 10 de la mañana no queda absolutamente nada de género, está todo vacío y las tiendas recogiendo, así que fue una decepción.

Nosotros somos unos enamorados de los mercados, y éste nos decepcionó un montón… Las calles de alrededor están completamente abarrotadas de turistas, y en la zona interior, a la hora que te permiten entrar no puedes ver la “vida” del mercado.

Habíamos decidido no ir hoy la subasta de atún, puesto que aún tenemos muchas cosas que visitar en Tokio y el madrugón para la subasta (hay que ir sobre las 3 de la mañana) nos iba a dejar reventados para el resto del día. Pero aún nos queda una oportunidad, y es que mañana sale nuestro vuelo a las 11:20 así que nos da tiempo a visitar la subasta antes de embarcar y de paso dormiremos mucho mejor durante el vuelo. Todo ventajas :). Podéis ver ese post aquí.

Teníamos ganas de comprar una cortina noren y en esta zona llevábamos apuntada la tienda Tsutaya Shoten donde venden este tipo de cortinas. Se trata de una tienda muy pequeñita y tradicional donde venden producto de calidad. Te sientas en una mesa, te sirven un te, y el dependiente (un hombre súper amable), te va enseñando cortinas según le vayas indicando. Compramos una cortina que nos encantó por 9.000¥ (Unos 70€) de 1,5 metros de altura.

Desde el mercado nos dirigimos al metro hacia nuestra siguiente parada, el barrio de Ginza. Es interesante pasear por este barrio y ver ese ambiente mas pijo de la ciudad: edificios modernos, tiendas de ropa de lujo, e incluso concesionarios de coches. Llegamos hasta el teatro Kabuki-za, que la verdad es que si no vas a ver ninguna función no merece demasiado la pena llegar hasta allí, y como eran mas o menos las 12 decidimos buscar un sitio para comer.

En esta zona hay muchísimos restaurantes de buen nivel, incluidos restaurantes de sushi, pero nosotros escogimos Ginza Kagari, un restaurante escondido en un callejón, especializado en soba, en el que solo caben 8 comensales alrededor de una barra y recomendado por la guía michelín. Esperamos una cola de unos 30 minutos con un calor asfixiante, pero el personal del restaurante muy amablemente repartía entre los clientes paraguas para tapar el sol y la carta de platos antes de acceder al local para agilizar el servicio. Pedimos un ramen Tori-Paitan Soba, muy bueno con un sabor bastante suave, quizá algo “soso” en comparación con el otro plato que pedimos, Tokusei-Tsuke Soba, super sabroso ya que su base es un caldo de sardinas. En general nos gustó el restaurante, bastante original tanto por el local tan pequeñito como por los platos que aún siendo ramen tenían sabores bastante originales. En total pagamos 3.000¥ (unos 25€) incluyendo las 2 cervezas, y las raciones son bastante generosas así que la relación calidad-precio del restaurante es muy buena.

Tori-Paitan Soba del restaurante Ginza Kagari

Tokusei-Tsuke Soba del restaurante Ginza Kagari

Cruzamos el barrio de Ginza pasando por el Sony Building, donde teníamos apuntado que se podían ver exposiciones de productos de Sony que aún no han salido al mercado, pero en ese momento el edificio estaba en obras así que no pudimos entrar 🙁

Llegamos caminando hasta la estación central de Tokio. Es increíble el tamaño que tiene! Dentro hay un montón de tiendas, y entre ellas nos llamaba mucho la atención la “Character Street“, una zona dentro de la estación llena de tiendas donde venden artículos de dibujos animados y un montón de máquinas de gashapon (las típicas máquinas de bolas de plástico que contienen juguetes sorpresa en su interior). Había alguna que otra tienda de superheroes japoneses pero la mayoría eran de personajes conocidos como por ejemplo Hello Kitty, Shin chan, o muchos personajes de Disney. La estación es gigante, así que no será raro perderse buscándolo.

Cerca de Character Street está “Okashi Land“, una zona donde venden un montón de dulces (y por fin dulces japoneses sin anko!!!). Aquí compramos unos mochi de chocolate que estaban para morirse. Los mochi de pastelería como estos tienen que estar refrigerados así que no pueden llevarse en el avión, una pena :(. También compramos aquí los famosos Tokyo Banana, unos pastelitos de esponjosísimo bizcocho rellenos de crema de plátano que también estaban buenísimos, y de esos si que trajimos a españa.

Caja de mochi en Okashi Land

Mochi de chocolate de Okashi Land

Ya nos estábamos quedando sin dinero en efectivo así que a la salida de la estación vimos una casa de cambio y cambiamos 100 euros a yenes. El cambio un poco malo 120,07¥ por euro (El del aeropuerto estaba a 126,74), pero siendo poco dinero el que cambiamos tampoco nos merece la pena buscar otro sitio.

Salimos por la otra puerta de la estación para ir al Palacio Imperial. Es curioso según te vas acercando ver el contraste entre el palacio de estilo tradicional y los edificios modernos alrededor. No visitamos el palacio por dentro, simplemente dimos un paseo por la explanada principal hasta llegar a la zona donde se puede ver el puente Nijubashi, y desde allí cogimos el tren hacia Roppongi.

Nos habíamos quedado con las ganas de visitar un café típico japonés en el que puedes interactuar con animales, y en Roppongi habíamos visto uno que tenía erizos enanos, Harry Hedgehog & Bunny Cafe. Es bastante caro, cuesta 1.800¥ por persona y solo puedes estar 15 minutos con  los erizos que no puedes sacar de su cajita. No es realmente una cafetería ya que no puedes pedir ningún tipo de consumición, con la entrada únicamente tienes derecho a un solo vaso de zumo o té que tú mismo sacas de una máquina. Aún así la experiencia nos gustó ya que en España estos animales están prohibidos como mascota así que es una buena oportunidad para poder interactuar con ellos.

Harry Hedgehog & Bunny Cafe

Nuestro próximo y último lugar a visitar es Akihabara. Merece la pena entrar en todas las tiendas y poder sentir el ambiente, sobre todo en los locales de maquinas recreativas como TAITO Station o el Sega Building, con varias plantas llenas de jóvenes japoneses jugando a todo tipo de máquinas, desde las máquinas de gancho, pasando por el clásico Mario Kart, hasta los típicos juegos de baile o de taiko (los tambores japoneses). Pasamos también por Mandarake Complex, un edificio con varias plantas de comics, CDs y DVDs, e incluso en la ultima planta objetos vintage de coleccionista (Floor Guide). Aunque no tenga nada que ver con el estilo “Akihabara” es recomendable acercarse por Don Quijote, un “todo a cien” enorme con todo tipo de cosas entre las que se incluyen souvenirs, ropa o comida. Aqui compramos varios recuerdos, unos cuantos kit-kat de sabores y bebidas japonesas para traer a España.

En la calle principal de Akihabara cenamos en Go!Go! Curry Akihabara Chuodori, una cadena japonesa de curry en la que pides la comida en una máquina, y sin duda es el peor curry que hemos comido en Japón. Pedimos curry de cerdo con extra de gambas y el cerdo estaba sequísimo y el rebozado estaba super grasiento. Para nada recomendable.

Katsucurry de cerdo en Go!Go! Curry Akihabara Chuodori

 

Japón Día 15: Tokio (Museo EDO, Shibuya y Roppongi)

Comenzamos el día acompañados de la guía de Tokyo Free Guide visitando el museo EDO en el barrio Ryogoku, pasamos la tarde en Shibuya, anochecemos en lo alto del mirador de la torre mori en Roppongi y cenamos el mejor atún de nuestra vida

Hoy tenemos el día reservado con Mami Oishi, la guía que nos han asignado en Tokyo Free Guide. Se trata de un grupo de voluntarios que se ofrecen como guías turísticos privados de manera gratuita a cambio únicamente de que les pagues los gastos ocasionados como la comida, transporte o las entradas a los lugares a visitar. No se trata de guías profesionales, sino que generalmente son estudiantes cuyo objetivo es practicar el idioma, o personas con tiempo libre y ganas de mostrar su ciudad. En la página web apuntas los días en los que te gustaría disponer de un guía y las visitas que quieres hacer, y según la disponibilidad te asignan o no un voluntario. Tardan bastante en responder así que tened paciencia.

Comenzamos por Ryogoku, el barrio de los luchadores de sumo. Nos hubiera gustado visitar una heya (El lugar donde entrenan los luchadores) y ver en directo un entrenamiento pero en julio se celebra el torneo de sumo de Nagoya así que todos los luchadores estaban allí compitiendo y todas las heya estaban cerradas. Por la misma razón tampoco había ningún torneo en ese momento en el estadio Kokugikan, fue una pena porque nos hubiera gustado mucho la experiencia. Aún así, la guía nos dio un paseo por la zona y pudimos ver por fuera algunos de los salones de entrenamiento mas conocidos.

Visitamos la pequeña exposición que se encuentra en el estadio Kokugikan donde se pueden ver objetos y trajes de los luchadores y algunas fotos y videos, aunque con muy pocas explicaciones. Nosotros tuvimos suerte de ir con la guía, ya que a ella le encantaba el sumo y nos contó un montón de historias y curiosidades.

Figuras de cartón a tamaño real de luchadores de sumo en el exterior del estadio Kokugikan

Seguir leyendo

Japón Día 14: Tokyo (Asakusa y Ueno)

Hoy visitamos en Asakusa uno de los templos mas famosos de Tokio, Sensō-ji, para continuar por la calle Kappabashi hasta llegar al parque de Ueno y la calle Ameyoko

Hoy el plan que tenemos es visitar por la mañana Asakusa y por la tarde Ueno, así que cogemos el metro hasta Asakusa sobre las 9 de la mañana. Para comprar los billetes de tren en las maquinas de la estación te aparece un menú donde seleccionar el importe del trayecto. Y ¿cómo sabes el importe? pues sobre las maquinas hay un plano en el que tienes que buscar la estación donde quieres ir y al lado del nombre de la estación aparece el importe. Aquí está un ejemplo de un plano de la estación:

Plano de metro en la estación de Yokohama

Seguir leyendo

Japón Día 13: Kamakura y Yokohama

Hoy viajamos a Kamakura donde hacemos la ruta de senderismo Kuzuharaoka-Daibutsu, para finalizar la tarde en Yokohama con unas increíbles vistas nocturnas de la ciudad

Hoy nos toca coger el tren hacia Kamakura, y como ya se nos ha terminado el JR Pass compramos los billetes directamente en las maquinas de la estación. A las 9:45 ya estamos en Kamakura y nos bajamos en la estación de kita-kamakura para comenzar desde allí la ruta de senderismo “KuzuharaokaDaibutsu” hasta el Gran Buda.

Antes de comenzar la ruta visitamos el santuario Tōkei-ji. Lo mas interesante de este santuario es su cementerio, muy bonito, rodeado de una densa vegetación, y la entrada son solo 200¥. Merece la pena verlo.

Pasamos por un combini a comprar agua y alguna cosa para comer para el camino y ponemos rumbo por el sendero que nos lleva hasta el Daibutsu. Nada más comenzar encontramos el templo Jōchi-ji, tiene una cueva en la que se encuentra la estatua de Hotei, el dios de la buena fortuna y de la felicidad de los Siete Dioses de la Suerte, que según la creencia popular puede mejorar tu suerte tocando su barriga. La entrada son también solamente 200¥.

El sendero está muy bien indicado, con carteles en japonés e inglés indicando el camino a los diferentes lugares del recorrido, así que no hay problema de perderse.

Ruta de senderismo norte de Kamakura

Seguir leyendo

Japón Día 12: Nikko

Hoy visitamos Nikko, comenzando por sus templos rodeados de vegetación y terminando por el abismo de Kanmangafuchi, para volver a cenar a Tokio al Shushu Zanmai de Ueno

Para llegar a Nikko en tren desde Tokio hay dos compañías: la línea Tobu que va directo y la JR que se necesita hacer transbordo en Utsonomiya. Como nosotros tenemos aún activo el JR Pass, elegimos la opción de JR así que cogemos el Shinkasen que sale a las 9:22 de Ueno, esta vez sin asientos reservados (era la primera vez que montábamos en Shinkansen sin asientos reservados, pero aunque había bastante gente sí que había sitios libres), y a las 10:10 llegamos a Utsonomiya para hacer el transbordo al tren de JR. Este segundo trayecto de Utsonomiya a Nikko es de casi una hora y el tren es tipo metro, es decir, con unos pocos asientos a los lados y un pasillo en el medio para ir de pie así que conviene coger sitio para sentarse.

Cabina del tren JR hacía Nikko

Seguir leyendo

Japón Día 11: Tokyo (Santuario Meiji, Takeshita, Omotesando y Odaiba)

Hoy visitamos el santuario Meiji donde vemos varias bodas sintoistas, y después paseamos por la calle Takeshita, Omotesando y Cat Street para finalizar la tarde en la bahía de Odaiba

Después de un café en el Starbucks que está justo debajo del hotel ponemos rumbo al santuario Meiji sobre las 9:30.

El parque que rodea el santuario es enorme, casi se puede llamar bosque de la cantidad de árboles gigantes que hay, pero no hay problema en llegar al santuario porque el camino está indicado y con el google maps no tiene pérdida. Llegamos al santuario y efectivamente allí estaban celebrando un montón de bodas sintoístas. En un momento se cruzaron 3 bodas al mismo tiempo, ya no sabíamos ni para que lado hacer las fotos! Después de haber visto un montón de santuarios, como templo éste no tiene mucho de especial, pero el poder presenciar bodas sintoístas es un puntazo así que no te puedes perder visitarlo, y mejor si coincide en Domingo ya que debe ser cuando más bodas se celebran.

Boda sintoísta en el santuario Meiji

Seguir leyendo

Japón Día 10: Kanazawa / Tokio (Templo Kanda Myojin (Akihabara), Shinjuku)

Hoy visitamos el barrio de samurais y el mercado Omi-cho de Kanazawa y por la tarde montamos en el Shinkasen con destino a Tokio donde veremos el santuario Kanda Myojin en Akihabara y el barrio de Shinjuku

A las 9:00 salimos hacia el Barrio de samurais. A esa hora algunos sitios estaban aún cerrados, porque la mayoría abren a las 9:30, pero es más relajante pasear por el barrio cuando no hay nadie. Sobre las 9:30 llegamos a la casa samurai Nomura. La entrada cuesta 550¥ y la visita nos gustó, tiene varias salas de tatami con vistas a un pequeño y frondoso jardín.

Justo al lado de la entrada hay una tienda de dulces donde compramos una especie de gelatina de chocolate blanco muy buena (la tradicional es de anko, la pasta de alubias japonesa, pero en esta tienda tenían también otros sabores más comunes entre los occidentales). Y enfrente hay otra pastelería con varios tipos de mochis y pasteles japoneses, así que cogimos un mochi y un bizcocho relleno de anko y nos pusieron un té en unas pequeñas mesitas que tienen al fondo.

Gelatina de chocolate blanco en sakakobotaro

Mochi y bizcocho con anko en la pasteleria Murakami

Seguir leyendo

Japón Día 9: Shirakawa-go / Kanazawa

Por la mañana visitaremos la aldea de Shirakawa-go y continuamos nuestro viaje hasta Kanazawa visitando los barrios de geishas y cenando en un izakaya

Hoy nos toca movernos en bus, así que nos despertamos pronto y desayunamos en el hotel a las 7:00. Habíamos elegido el día anterior el desayuno de tipo japonés y en esta ocasión nos gustó bastante. Además el personal fue súper amable indicándonos como se comía cada plato (para los extranjeros nos es difícil saber qué es cada cosa).

Desayuno japonés del hotel Oyado Koto No Yume

Habíamos cogido los billetes de bus por internet antes de salir de viaje, en la web https://JapanBusOnline.com con la compañía Nohi así que nos dirigimos directamente a la estación de bus (justo al lado de la de tren) y nos montamos en el bus de las 7:50.

Seguir leyendo

Japón Día 8: Takayama

Hoy viajamos en tren desde Kioto a Takayama y visitamos esta bonita ciudad disfrutando de una increíble carne de Hida y un rico sake

Hoy volvemos a madrugar y cogemos el tren de las 7:32 que sale de Kioto hacia Takayama. Las maletas las enviamos directamente desde el hotel de Kioto hasta nuestro hotel en Tokio así que llevamos en la mochila lo justo para 2 noches y así no tener que cargar con todo el equipaje. La entrada al Shinkasen está muy cerca de la parte sur de la estación así que desde el hotel llegamos enseguida (menos mal, porque estuvimos a punto de perderlo…).

Llegamos a Takayama sobre las 11:00 y desde la estación nos acercamos a nuestro hotel, Oyado Koto No Yume, a dejar la mochila. El hotel está muy bien, de estilo ryokan tradicional pero con baños privados que es por lo que le escogimos, ya que la mayoría de ryokan tienen baños compartidos. Quizá es algo caro (pagamos 185€ la noche), pero la atención del personal es muy buena, e incluso te proporcionan gratuitamente unos yukatas con el diseño que tu elijas por si quieres pasear por la ciudad vestido con ellos. Está muy cerca de la estación lo que implica que está un poco mas alejado del centro de la ciudad, pero viendo que el ambiente nocturno de Takayama es nulo tampoco es un gran problema.

Seguir leyendo

« Entradas anteriores

© 2020 adictos al jet lag

Theme by Anders Noren edited by adictosaljetlagArriba ↑